28 November 2007

un título sería banal

“We are living through a period of rapid change, which we fuel with our hunger for the latest new thing. Novelty as an end in itself is over-rated. Instead of pleasure in its profounder forms, we chase distraction. We are preoccupied by ideas of the future when what we are really trying to do is make the present feel new and engaging. In architecture this translates into rolling programmes of refurbishment. We change everything and nothing. If our interest in the future is really the desire for a present which satisfies us – physically, visually and psychologically - can we develop perpetually interesting forms which exist outside the forces of time and fashion? This, I believe, is what the aesthetic of simplicity, with its vast and paradoxical potential for richness and sensuality, offers.”
John Pawson

Para oponerse al colorismo, al auge de los medios de comunicación de masas, lo comercial y la predominancia de la apariencia por sobre el espíritu, aparece el minimalismo. Tiene sus orígenes en el arte visual americano de los años 50s y se traslada a otros oficios, como la música con Philip Glass y Steve Reich; en la literatura está Samuel Beckett; en el cine sobresale Robert Bresson y en la arquitectura se destacan Mies van der Rohe y su famosa cita “Menos es más”, John Pawson, Álvaro Siza, Tadao Ando y el mexicano Luis Barragán. Este movimiento tiene como propósito llegar a la esencia misma de la representación artística, desnudándola por completo del detalle innecesario, para promover la individualidad de la obra de arte, dándole importancia al entorno en el que se encuentra.


Arquitectónicamente, sus principales influencias son el diseño tradicional japonés y la escuela De Stijl, que tomaba como elementos básicos de la expresión la línea y los planos. Esto último se puede ver reflejado en la nitidez de las uniones piso-pared en las casas minimalistas: no hay molduras, ni guardapolvos.

Casa Gaspar, Alberto Campo Baeza

En los edificios se enfatiza su marco, reduciendo su estructura y dejando como fachada una piel transparente.

Dominique Perrault (es hombre, no se emocionen), Biblioteca Nacional de París

Se eliminan paredes interiores para dejar una planta abierta.
Las construcciones son monocromáticas, o usan hasta tres colores como máximo.

La obra del arquitecto japonés Tadao Ando muestra a la perfección los principales postulados minimalistas. Para él lo más importante es el espacio interior. Para no perder la identidad, o si el exterior no es digno de verse, se crea entonces una barrera en contra de él. Recordemos que se quiere favorecer la privacidad en lugar del exhibicionismo.

Casa Nakayama

Se obtiene el máximo significado con la mínima expresión posible: un óvalo y una línea forman la abstracción de una flor de loto para un templo budista.

Templo de Agua

La luz es un material más de la obra.

Iglesia de la Luz


En una gran ironía del destino, el minimalismo ha tenido su mayor auge en la arquitectura de interiores, particularmente en las tiendas, ya que la arquitectura no opaca los productos, por lo contrario, los realza; es decir, cumple la función opuesta al propósito con el que nació.

Boutique de Issey Miyake, Shiro Kuramata

Ando también encarna esta contradicción: diseñó el Teatro Armani, un estudio para Karl Lagerfeld en Biarritz, y renovó una villa del siglo XVII para Benetton.

Querido Blog:

Hoy que celebramos el día de tu natalicio, dejame recordarte la historia de cómo fuiste concebido. Era yo una pequeña niña, sin rumbo ni ley, que pululaba por la miserable facultad de arquitectura, sin nadie con quien hablar, ni nadie con quien desahogarme/desquitarme, cuando un buen día un amigo me dijo “Ey, ¿por qué no adoptas un blog? Son buenos amigos”, y después de unos cuantos trámites legales, me fuiste otorgado, fresco, joven e inocente. Y nunca más volví a estar sola. Ahora éramos dos soportando al zoquete que no nos entendía ni enseñaba en diseño, o a mi familia con la que no hablamos el mismo idioma, o al innombrable que me ayudaste a exorcizar. A lo largo de estos dos años hemos compartido música, videos, quejas, llantos, risas, comida; hemos conocido nuevas personas con las que no me imagino una vida sin ellos, hemos conocido nuevas facetas de las personas que ya conocíamos, los enemigos también seguramente se han multiplicado, aunque realmente no nos importa: vivimos en nuestro universo esquizofrénico donde todo está bien mientras estemos juntos.

Blog, te quiero mucho, y espero tenerte a mi lado por muchos años más y verte convertido en novelas, tratados filosóficos, o alguna buena autobiografía con crímenes famosos por los que nunca pude ser arrestada. ¡Felicidades!

26 November 2007

La arquitectura de la Razón

Se denomina Racionalismo la corriente filosófica que surge en Europa continental en el siglo XVII, y en la cual se apoyó la Ilustración. A pesar de que, en la época en que se dio los filósofos no reconocieron una división tan marcada, años después los críticos e historiadores separaron tajantemente a los Racionalistas en oposición a los Empiristas. Mientras el racionalismo predica que la razón es la fuente de todo conocimiento y que toda verdad se alcanza de forma intelectual y deductiva, los empiristas consideran que las ideas vienen de la experiencia, de lo que se puede obtener gracias a los cinco sentidos, o de las sensaciones internas como dolor o placer.

El racionalismo tiene sus bases en la filosofía clásica con Pitágoras, Sócrates (que afirmó que antes de entender al mundo es necesario entenderse uno mismo, y que la única forma de lograrlo era con el pensamiento racional), Platón y los neoplatónicos. En la Ilustración sobresalen Descartes, Leibniz y Spinoza, al introducir métodos matemáticos a la filosofía. Descartes consideraba que el conocimiento de las verdades eternas –las matemáticas, las ciencias- se alcanza por medio de la razón, pero que el conocimiento de la física se logra a través de la experiencia, si está respaldada por el método científico, y que cualquier búsqueda racional de la verdad debería de dudar de las creencias o suposiciones sobre la realidad. En resumen, Descartes fue capaz de crear un método en el que nada que no sea reconocido por el intelecto puede ser clasificado como conocimiento.

Aplicado a la arquitectura, el neo-racionalismo es una corriente que pertenece al Modernismo, aunque difiere de él en algunos postulados teóricos. Tuvo mucho auge en Italia, con arquitectos importantes como Mario Botta y Aldo Rossi. Se caracteriza principalmente por el uso de formas geométricas simples, enfatizando el volumen que es transformado por medio de adiciones y sustracciones.



Mario Botta, Casa Rotonda.


El ritmo de las edificaciones es severo, clásico, pero el lenguaje es el de su tiempo.

Aldo Rossi, Hotel II.


Uno de sus más importantes radios de acción fue la planificación urbana: para Rossi particularmente, la ciudad debe ser estudiada y valorada, como algo construido a lo largo del tiempo, es una memoria colectiva. Para él tiene interés aquello que ha sobrevivido el paso de los años. Como tendencia, nace después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se trata de reconstruir las ciudades, conservando sus características típicas, de manera que se preserve la identidad, las costumbres de la gente que las habitaba. La normativa de construcción de la ciudad de Berlín, por parte de los hermanos Krier, data de esta época. Sin embargo, no se trataba de reconstruir la ciudad exactamente cómo era. Se utilizaron los materiales actuales, y no se copiaban los edificios antiguos, se extraían las características que podían considerarse arquetípicas y se reinterpretaban. Por ejemplo, Aldo Rossi construye un bloque de viviendas en Berlín, que para dejar claro que no se trata de un edificio de uso gubernamental, utiliza el símbolo casi universal de la casa de habitación: el techo a dos aguas. En este edificio además, cobra importancia su emplazamiento de esquina, con una columna (un símbolo arquitectónico muy significativo, desde el tiempo de los griegos y los romanos) de proporciones monumentales, en el giro.


Aunque se critique a la arquitectura racionalista de llevar al extremo la abstracción, hasta el punto de ser fría y hostil, es importante tomar en cuenta que el significado de las construcciones no se pierde. Muestra de ello es la Catedral de Evry, de Botta, en la que separa cada función de la iglesia con un volumen distinto, pero que en el principal se representa una corona de espinas.



Como se mencionó anteriormente, el racionalismo se separa del modernismo al no tomar la tecnología como lo esencial de su propuesta: de igual relevancia son los aspectos sociales y culturales del lugar en el que se está diseñando. Mario Botta es un arquitecto que trabaja en varios países, y si bien su estilo es inconfundible, su propósito es siempre rendir homenaje al lugar en el que se encuentra adoptando una sensibilidad regional,

Museo de arte de San Francisco


y respetando la topografía.


Casa en Riva San Vitale. Ticino.



Para él la arquitectura es la “vía de resistencia a la pérdida de identidad, una manera de resistir la banalidad, el aplanamiento de la cultura debido al consumismo tan típico de la sociedad moderna”.

24 November 2007

I'm Marcela, and I'm a Hunter





Qué ironía que Mr. T sea de la Alianza y que Shatner sea Horda. Pero no importa. Yo quiero estar en el Guild de William Shatner!!!

22 November 2007

Taller y las 2 de la mañana

Para celebrar nuestro glorioso 97 en la entrega de hoy, de paredes del segundo nivel, les dejo tres videos para que se den una idea de cómo es trabajar para Taller. Es la madrugada, sólo quedan en sintonía algunas radios de mala muerte, Félix está delirando, Deysi sucumbió ante el sueño, Moisés llegó a ayudarnos, Iris trabaja en unos módulos imposibles, yo hago los forros de las paredes exteriores y el camarógrafo es Miguel.


20 November 2007

La Estética y Kant

La Estética es la rama de la filosofía que tiene por objeto de estudio la esencia y la percepción de la belleza. Algunos la consideran una ciencia que trata sobre la belleza, además de la teoría fundamental y filosófica del arte. El filósofo alemán del siglo XVIII, Immanuel Kant, amplía la definición de estética, considerándola como la teoría de la percepción y de la facultad para tener percepciones. Dedicó su libro “Crítica del juicio” a desarrollar sus postulados estéticos.

En contraposición al dogmatismo, una especie de fundamentalismo intelectual, donde los dogmas son verdades que no pueden ser revisadas o criticadas, y que cuenta a Platón como uno de sus representantes, Kant crea el criticismo, una doctrina que tiene como intención determinar cuáles son los límites del conocimiento. Para conciliar filosóficamente la existencia de leyes universales, como por ejemplo las matemáticas, y el hecho que se puede obtener conocimiento a través de la uso de los sentidos, de forma individual y subjetiva, Kant distingue entre los juicios analíticos y los juicios sintéticos. Los primeros, llamados a priori, son todos aquellos que no dependen de la experiencia, son universales, pero no aumentan el conocimiento, a diferencia de los juicios sintéticos o a posteriori.

En el caso del juicio estético, este se fundamenta en juicios a priori. No pueden depender de un interés que no sea la contemplación del objeto. En contradicción a Platón, lo bello y lo bueno no son una misma cosa. Lo bello no tiene por qué tener un fin determinado, sino únicamente formal. Antes que nada, existen tres tipos de complacencias. La primera es lo agradable: algo que simplemente deleita. La segunda es lo bueno, aquello que tiene un valor objetivo desde un punto de vista desinteresado. Y lo bello, aquello nos place. Este último es lo único a lo que se aplica el juicio estético, y tampoco debe tener interés ni de los sentidos, la razón o la fuerza de aprobación.

Dentro de lo bello, encontramos dos tipos de belleza, la libre, como la que poseen los objetos de la naturaleza; y la adherente, que es propia de los objetos que están bajo el concepto de un fin particular, por ejemplo la belleza que podría tener un edificio. No hay reglas que determinen qué es bello, pero se tiene una idea de lo bello, lo que sería un modelo arquetípico. Este modelo depende del lugar, el tiempo y la cultura de los individuos.

Para definir lo bello, Kant se refiere a cuatro momentos, en los que cada uno tiene un enfoque en particular. Desde el punto de vista de la cualidad, el Gusto es la facultad de juzgar un objeto o modo de representación, sin interés alguno. Desde el punto de vista de la cantidad, Bello es lo que place universalmente sin concepto. Centrándose en la relación, la Belleza es la forma de la finalidad de un objeto, en tanto que es percibida en él sin representación de fin. Y según la modalidad, Bello es lo conocido sin concepto, como objeto de una complacencia necesaria.

Dentro de la experiencia estética, lo Bello sería una contemplación tranquila, pero más allá de ella se encuentra lo Sublime. Este es un sentimiento de displacer que se experimenta ante los objetos de la naturaleza, cuando se contempla algo cuya magnitud supera nuestras capacidades.

Nos hallamos ante un sistema completamente opuesto al Clásico, en el que la belleza es objetiva y está regida por principios matemáticos. Ahora queda a criterio del individuo, que se relaciona con el objeto y lo aprehende intuitivamente. Esta intuición sensible no puede regular la naturaleza de los objetos, sino que los objetos se adecúan a la facultad intuitiva.

Sobre los "25 chismes"...

Todo buen científico entiende la necesidad de destruir sus creaciones, en el momento en que estas se rebelan en su contra.
Tengo que pensar qué voy a hacer con todo este nuevo público.

19 November 2007

Qué es arquitectura y la importancia de la teoría arquitectónica

Vitruvio, uno de los primeros tratadistas de arquitectura de los que se tienen registro, expresó que la arquitectura es una combinación de la capacidad técnica junto con la sabiduría teórica, y que debe cumplir con tres condiciones: tener inventiva técnica (Firmitas), orden funcional o simbólico (Utilitas) y abstracciones figurativas (Venustas). Esta es una de muchas definiciones que se deben dar de la arquitectura, para tratar de aproximarse a su verdadero significado.

Culturalmente, las edificaciones son el símbolo más representativo de cada pueblo y de la época en el tiempo en la que se enmarca. Es un reflejo directo de las costumbres de las personas que la construyen, su organización social, sus aspiraciones, valores, etc. Pero entra a discusión cómo se influyen mutuamente, si las ideas de esta sociedad determinan directamente las formas, o por el contrario, estas formas son capaces de modificar estas ideas.

La definición funcional se refiere a la importancia que tienen aspectos tales como la finalidad de la construcción, los materiales y métodos empleados para la misma. Muchos ven la arquitectura desde una perspectiva primordialmente práctica: Auguste Perret creía que un edificio era un aparato que daba un servicio; Le Corbusier consideraba la casa como una máquina para vivir. Pero en ningún momento se excluyen los aspectos espirituales ni estéticos de estas “máquinas”. Siempre se reconoce que el hombre tiene necesidades fisiológicas, pero no puede dejar de lado sus anhelos espirituales.

La arquitectura queda muchas veces encasillada con las características que debe cumplir: el orden, la proporción de sus partes, la distribución. Al uso de la geometría se le agregan la armonía, la composición, el goce estético. Pero es muy importante recordar que no estamos hablando de un objeto que sólo se aprehende del exterior, no se trata de una escultura. La principal característica de la arquitectura es la realidad del espacio que crea, un espacio en tres dimensiones, un ambiente interior que debe ser tratado con la misma delicadeza que su contraparte.

Sin embargo, no es suficiente definir un arte para poder practicarlo. Es esencial conocer sus normas y estándares. En nuestro caso, se trata de la teoría arquitectónica. La teoría son todas las ideas que preceden a la acción. Es imposible diseñar y construir sin esta base, detrás de cada objeto hay un concepto que hizo posible su concepción. Pero de la misma forma, la teoría se enriquece de la práctica, no tiene otra forma de comprobar sus hipótesis.

La teoría es una serie de reglas que tiene como propósito ayudar a los diseñadores a determinar si un edificio, tanto de su época, como de las precedentes y futuras, es de buena calidad. Son instrucciones, aplicables a todo tipo de proyectos, para que las cosas buenas sean las fáciles de realizar. Es inevitable separar la arquitectura de la teoría en que se apoya, porque para entender y disfrutar a plenitud de una construcción se deben conocer los distintos significados que tienen los espacios. Nada se hace al azar, y detrás de cada bloque o cada vidrio hay una intención, un postulado que es tan importante como la función que cumple.

18 November 2007

The killing time, unwillingly mine

Encabeza mi lista de deseos: “Dejar de obsesionarme con el tiempo”.
Vivo en un estado perpetuo de querer manipular las horas y los días de forma que pasen rápido los trabajos y las obligaciones (que ocupan el 99% de las quehaceres), pero que todo desacelere por unos cuantos minutos durante los fines de semana; que termine rápido el semestre, pero que no lleguen las vacaciones de fin de año, lo que entiendo a la perfección, se excluye mutuamente y me quedo en el mismo lugar en el que comencé. Por lo general, cuando se tiene este tipo de crisis, lo que funciona es centrarse en lo que tienes a la mano y no pensar más allá. Las dificultades comienzan cuando tu sistema y organización de vida están estructurados de manera que todo tenga fecha y hora de vencimiento, y que el presente se encamine con lentitud hasta esas metas.

Esta es la temporada de hacer listas, ir tachando tareas cumplidas y rogar porque las horas que destinas a lo que debes hacer sean suficientes.

11 November 2007

so when you come back, we'll have to make new love

Hace unas cuantas semanas estábamos en la facultad; ya se habían terminado las clases del día. Nos despedimos. Yo tenía que quedarme a esperar a mis compañeros con los que iba a trabajar el resto de la tarde, y él se iba con los que iba a trabajar por su cuenta. Lo vi mientras se alejaba, rodeado de toda esa gente extraña.
Y finalmente entendí esta canción.

06 November 2007

Paris en la Unah

Pues la pobre de Paris tuvo que ir hoy a la clase a ser evaluada para su entrega de muros del primer nivel.
Le hicimos un sendero lujosísimo para que la gente sintiera una experiencia trascendental desde que se aproximaba a sus dominios; el deck majestuoso; el piso reluciente;

las paredes ultra reforzadas, lijadas, emparejadas, preciosas;

el increíble baño con toda una pared de espejo, mesa de vidrio transparente y plantas debajo de ella... Un norte de puro vidrio, nunca antes visto en toda la historia de Taller II.
Anticipábamos un ataque cardíaco en el arquitecto, vimos nuestra competencia y nos sentimos aún más confiados.


Y al final le puso un pinche 85.
No tengo muchos lugares a los que escapar en días como hoy, ni siquiera mentalmente. El presente es nefasto, el futuro se ve sombrío, el luminoso pasado sólo me hace sentir aún más miserable porque sé que nada puede repetirse. Yo siempre digo que hay que pelear, pelear hasta el final, agotar el último aliento y aceptar la derrota hasta que has derramado toda tu sangre en el intento: ese momento ha llegado, me rindo. He intentando ser alegre, impositiva, complaciente, asertiva, lastimera, no me quedan más disfraces que probar. Voy a ser honesta y aceptar que estoy a la merced del Destino y de lo que quiera decidir para mí, de la gente que quiera ponerme al lado o quitarme de encima, que mi impotencia es mayor que cualquier capacidad para entenderla.

Maldita madrugada en la que no puedo dormir porque no puedo respirar. Dentro de una hora me toca repetir la diaria comedia en la que todo está bien, como si los resultados fueran un indicador confiable. Voy a levantarme de mala gana, bañarme con los ojos cerrados. Alguna canción feliz mientras me cambio. Como ya va a ser tarde, voy a empacar mi desayuno. Me subo al carro, el beso de buenos días; pasamos por ella; probablemente no hable mucho porque voy a estar desvelada. Tomo mi café, me despido y voy a sentarme en las mesas del edificio 3, frente a la cafetería que pone las noticias, con otro larguísimo e incomprensible ensayo de Colin Rowe, que para mi decepción, descubrí que era retrógrada. Con mucha vergüenza debo confesar que esa hora es la cúspide del vacío. Vergüenza, porque hace unos años yo pasaba hasta tres horas sola, esperando clases, y ni se me pasaba por la mente la posibilidad de sentirme abandonada. Diez minutos antes de las 8 voy a sentarme frente a mi edificio, esperando que lleguen mis compañeros con la maqueta que nos hace sudar sangre. Voy a esperar verlo, aunque sea por cinco minutos, porque aparentemente mi cabeza no tiene cosas mejores en qué ocuparse. “Nadie juega con cartas marcadas”, pues a saber si lo voy a ver, o si va a estar rodeado de sus compañeros y voy a tener que fingir que me interesa la conversación de otra persona que al azar se cruzó por mi camino. Van a ser tres horas laaaaargas de clase, pero si no tenemos buena nota, esperen encontrarme en período de prueba disciplinario, por el escándalo que voy a hacer. Cuando terminemos, voy a la siguiente clase, al aula del aire acondicionado que hace mucho ruido y no te deja escuchar al profesor. Pero la clase va a empezar tarde como siempre, y por mientras todo mundo va a estar cansado, con sueño y con hambre: nada interesante pasa en ese lapso de tiempo. Cuando llegue el profesor empiezan las plegarias porque termine pronto y pueda irme a mi casa, donde la descarga de adrenalina se va a dar cuando destape la olla para ver si hay algo bueno de almorzar. Va a ser fatal y voy a comer frente a la tele, para después estar enfrente de esta pantalla, esperando que alguien haya escrito o ver si algo se me ocurre a mí.

Y seguramente no va a haber nada.

01 November 2007

“Tan sencillo como sea posible, cueste lo que cueste”

A grandes rasgos, el Modernismo es un movimiento artístico, que surge antes de la Primera Guerra Mundial, pero se populariza luego de la Segunda. Se fundamenta en la filosofía Positivista, en la que lo primordial es apegarse a la metodología científica para aprehender el mundo. Por ende, el Modernismo basa su arte en el conocimiento científico, la tecnología, la experimentación práctica y las nuevas teorías matemáticas y físicas (geometría fractal, física cuántica, para mencionar algunos ejemplos).

Arquitectónicamente, eso se traduce en que cada edificio debe aspirar a la utilidad; ese es su valor máximo, y todo en la edificación queda subordinado a ello. Se eliminan las decoraciones; los materiales conservan su color y textura original. La pintura funciona como punto de partida para muchos arquitectos: miles de edificios están inspirados en el cubismo, expresionismo, futurismo, etc.

No se elimina el concepto de individuo, sino que se abstrae a favor de la colectividad: si la máquina es el logro más grande de la humanidad en este momento, la casa debería de ser una; la ciudad debería de planificarse para que funcione como una; la vida humana puede resumirse en “una red de funciones, relaciones, procesos, cuantificaciones”.

Un ejemplo hondureño muy significativo de este movimiento, es el edificio del Congreso Nacional, diseñado por el arquitecto Mario Valenzuela. En otra entrega explicaré mejor el edificio en sí, pero por mientras quiero disfrutar de él desde la perspectiva del estilo en el que fue concebido.