08 October 2011

Night of hunters, Le Grand Rex, Paris, 5 de octubre 2011

DSC09123 El miércoles por la noche estaba sentada en el teatro donde unas pocas horas después se iba a presentar Tori Amos y me acordé de cuando empecé a escucharla. El primer álbum que me compré, luego de haber escuchado unas cuantas canciones suyas fue “To Venus and back”, que tiene dos discos, uno de canciones inéditas y otro en vivo. En esa época yo no la conocía mucho y como nunca había tenido la oportunidad de ir a muchos conciertos, escuchar discos en vivo no me entusiasmaba mucho. Pero como era el período previo a la piratería generalizada y a pedir cosas por internet, ese disco era la única forma que podía conocer las etapas anteriores de Tori. Sucedió que no sólo me encantó el disco en cuestión, sino que muchas canciones, una vez que conseguí todos los discos, me gustaron más en sus versiones en vivo que en estudio. Como muy buena geek llegué con mucha anticipación al teatro y fui la primera en entrar a la sala. El lugar era hermoso, tenía una gran bóveda y adornada con reproducciones de estatuas greco-romanas. La emoción me consumía, pero desgraciadamente la música de fondo que se tenían era una especie de country deprimente horroroso. La gente empezaba a llegar; al principio eran parejas de amigas, chavos solitarios y de repente la primera fila empezó a llenarse de un grupo de personas que parecían ser fanáticos locos. Estaba en tercera fila, en el asiento del pasillo por lo que creía que iba a tener un sólo compañero a mi lado, pero al final a mi izquierda, en un asiento desplegable, se sentó una muchacha que acompañaba a uno de los fanáticos de la primera fila, pero ella visiblemente no lo era y probablemente estaba hecha de piedra porque no aplaudió ni una tan sola vez, ni para el artista telonero, ni para Tori, ni para el cuarteto de cuerdas que la acompañó. A mi derecha una pareja de señores mayores italianos. Me compadezco de ellos: yo estaba en pleno éxtasis místico, aplaudiendo, me paraba cuando los otros se paraban, trataba de tomar fotos con mi aparatito amateur, y por un lado la muchacha estaba visiblemente aburrida, irritada y para nada conmovida, por el otro los señores tan tranquilos, rodeados de todos esos freaks, pero bueno, hasta ellos tomaron fotos con su teléfono. DSC09125El artista telonero, Mark Hole, tocó unas cuantas canciones, sobre todo baladas, sobre cómo hace cinco meses terminó con su novia Zooey. Yo sé que muchas de las canciones de Tori son sobre su vida personal y ella por muchos años no tuvo tapujos en explicar que hablaba de ex novios, de su padre ministro metodista, de sus dificultades para tener hijos, pero tal vez porque nunca antes había oído hablar de este chavo sus confesiones me parecieron inapropiadas. Además, no creo que nadie en la sala se hubiera sentido realmente apesarado por él, estamos en Europa después de todo. Sus canciones estaban bien, pero no me llamaron mucho la atención, tal vez porque no estaba allí para verlo a él o tal vez porque me pareció pretencioso que vendiera su disco más caro que el de Tori, aún en edición especial!

Afortunadamente Tori no tardó mucho en aparecer. La acompañaron para la mayoría de sus canciones un cuarteto de cuerdas llamado “A million of shades” (acrónimo accidental de Amos?) con quienes grabó su disco más reciente, pero no había batería, ni guitarras ni nada más. Yo sabía que Tori trata de alternar hacer una gira con una banda completa y otra sólo con ella y el piano y tenía la esperanza que este fuera con el grupo, aunque el cuarteto de cuerdas fue una muy buena adición. DSC09128El concierto comenzó con “Shattering sea”, la primera canción de su último disco, muy apropiada para empezar ya que es muy intensa. Continuó con “Way down”, de “Boys for Pele”, algo que me pareció casi inevitable, tomando en cuenta los paralelismos entre estos dos discos. “Pele” trata también el tema de las rupturas amorosas y quince años después “Night of hunters” gira alrededor de la misma temática, pero ahora desde una perspectiva diferente. Ya no se habla de una ruptura que la cantante ha experimentado en carne propia, sino la de un personaje ficticio que atraviesa una noche en la que ve su relación desmoronarse y decide tomar las riendas de su vida. Se ha escrito mucho sobre cómo el álbum evoca obras de compositores clásicos como Schübert y Satie, de allí su decisión de tocar en vivo con el cuarteto de cuerdas. Entonces en cierta forma, “Night of Hunters” es un “Boys for Pele” para la nueva generación, o un vistazo hacia el pasado de Tori y cómo lo ha superado. Es hasta metafórico el hecho que su hija canta en el disco, como un personaje que ayuda a la protagonista a superar sus obstáculos.

Si creo haber entendido una lógica detrás de la selección de canciones fue la de intercalar canciones lentas o intensas con otras más ligeras y divertidas como “Mr. Zebra” y “Programmable soda”. No son precisamente sus canciones más memorables, pero fueron buenos descansos intermedios. Me morí de la risa cuando empezó a tocar las primeras notas de una canción y le preguntó al público si sabía de qué canción se trataba. Empezaron a gritar cosas que nada que ver y Tori les dijo “No tienen idea, verdad?”. Era “River” de Joni Mitchell. Noobs.DSC09133Mis momentos favoritos de la noche fue cuando tocó “Cruel” y “Siren”, el primero porque reemplazó los teclados electrónicos de “Cruel” con cuerdas y la segunda canción es excelente y poco conocida por lo que nunca hubiera creído verla en vivo. Cuando terminó lo que creíamos que iba a ser la última canción y se levantó, un montón de gente del público saltó de sus asientos para alcanzar el escenario. Fue un momento tan extraño, pero al parecer es normal en sus conciertos. Nadie regresó a sus lugares y esperamos el primer encore que consistió en una canción original del cuarteto de cuerdas que me dio ganas de desempolvar mis discos viejos de Apocalyptica. DSC09130Para ser honesta, hubo demasiadas baladas; no entendí mucho la temática recurrente sobre el invierno (tocó dos canciones de su disco navideño que nunca me ha interesado particularmente, “River” empieza con notas de “Jingle all the way” y terminó el concierto con “Winter”) especialmente si apenas acaba de empezar el otoño y hubiera preferido canciones más conocidas y más movidas. Siempre me digo que es una lástima no haberla conocido para sus etapas Pele y Choirgirl porque fueron, las más agresivas es cierto, pero también aquellas en las que sus conciertos eran más intensos, cantaba a todo pulmón y uno sentía la descarga de energía, como si se estuviera exorcizando en el escenario. Desde entonces, hasta para las canciones más fuertes canta con más control, con más decencia, como si ya no quisiera despertar todos los demonios que la atormentaron antes. Entiendo que son etapas que se viven, se atraviesan y se dejan atrás, pero parte de ser una intérprete es hacerle justicia a esas canciones y regresar también al punto de partida donde fueron creadas. El concierto estuvo adorable, pero hubiera dado cualquier cosa por ver “Cornflake girl”, “Father Lucifer” o “Playboy mommy” en vivo. Y si de veras quería volver más ligero el ambiente es mucho mejor “Wednesday” que “Programmable soda”. También, me encanta “River” y probablemente sea el cover que más se acerca por su tema a “Night of hunters”, pero “Nevermind” está cumpliendo veinte años, como los cumplirá pronto “Little earthquakes”: ¿no hubiera sido mejor cantar “Smells like teen spirit”? Puede que suene inconforme con el concierto y sí, hubiera cambiado muchas cosas, pero probablemente mi problema es que conozco demasiado la carrera de la artista y tenía expectativas demasiado elevadas. Estoy consciente que hubiera sido muy difícil complacerme, pero estoy contenta por haber ido, me hubiera arrepentido de no haber estado allí. Además, siempre que quiera imaginarme cómo sería un buen concierto de Tori Amos tengo las canciones para tocarlas.

Wednesday night I was sitting at the theater where a few hours later Tori Amos and I remembered when I started listening to her. The first album I bought, after hearing just a few of her songs was “To Venus and back”, which has two CDs, one of previously unreleased songs and another one live. At the time I didn’t know much about her and since I hadn’t had the opportunity to go to many concerts, listening to live records didn’t particularly excite. But since it was the time before generalized downloading and ordering from the internet, that record was my only way of getting to know Tori’s previous eras. It happened that not only did I love the CD, but many of its songs, once I got a hold of all of her discography, I preferred in their live versions than in the studio ones. DSC09129 As a good geek I came very early to the theater and I was the first person to get in the room. The place was beautiful, it had a big vault and it was decorated with Greco-Roman sculpture reproductions. I was consumed with emotion but unfortunately the music in the background was a horrible and depressing country group. People started coming in; at first couples of girls, lonely guys and suddenly the first row started filling up with a group of people that looked like the hardcore crazy fans. I was in the third row, in the seat next to the hallway and I thought I was going to have just one person next to me, but in the end, to my left, in a folding chair, was a seated a woman who came with one of the fans from the first row, but she was visibly not a fan herself, and was probably made of stone since she didn’t clap, not even once, not for the opening artist, nor Tori, not even for the string quartet that accompanied her. To my right was seated an old couple of Italians. I pity them all: I was going through a mystical ecstasy, clapping, standing up with everyone else, taking photos with my amateur camera and on the other hand the woman was evidently bored, annoyed and not at all moved, and the couple was so calm, even though they were surrounded by all those freaks, but well, even they took some pictures with their phone.

The opening artist, Mark Hole, played a couple of songs, mostly ballads, about how five months ago he broke up with her girlfriend Zooey. I know most Tori’s songs are about her personal life and for many years she didn’t have any problems with explaining the fact that she sang about her ex boyfriends, her Methodist minister father or her difficulties in having children, but maybe because I’ve never heard of that guy before I found his confessions out of place and inappropriate. Besides, I don’t think anyone in the room was really sorry for him; we’re in Europe after all. But he sang ok, I didn’t care much for his music, maybe because I was not there to see him or because I found it pretentious that he sold his album even more expensive than Tori’s deluxe edition CD.

Fortunately Tori didn’t take long to appear onstage. For most of the songs she was joined by a string quartet called “A million of shades” (accidental acronym for Amos?) which she recorded the new album with, but there was no drums, guitars or anything else. I knew that Tori tries to alternate between touring with a full band and touring solo, but I had the hope this time she would do it with the band. The string quartet was a good addition though.DSC09136The concert started with “Shattering sea”, the first song out of her latest record, very appropriate for starting up because it’s very intense. It continued with “Way down”, from “Boys for Pele”, something I found inevitable when we take into account the parallels between both albums. “Pele” is also about romantic break-ups and fifteen years later “Night of hunters” is also about the same theme, but now from a different point of view. Now it’s not about a break-up the singer has experienced directly, but about a fictional character that sees her relationship dissolve in one night and decides to take the reins of her own life. A lot has been written about how the album is inspired but the works of classic composers such as Schübert or Satie, hence her decision to play live with the string quartet. So if anything, “Night of hunters” is a “Boys for Pele” for a new generation, or a look back into Tori’s past and how she has overcome it. It’s even metaphoric the fact that her daughter sings in the record, as a person that helps the leading character in dealing with her obstacles.

If I understood correctly the logic behind the song selection it was about mixing slow and intense songs with lighter and funnier ones such as “Mr. Zebra” and “Programmable soda”. They are not her finest works but they were nice interludes. It was very funny when she started playing the first notes from a song and she asked the audience if they knew which song it was. They started yelling some things and Tori said “You have no idea what this is, right?” It was Joni Mitchell’s “River”. Noobs. DSC09131 My favorite moments of the night was when she played “Cruel” and “Siren”, the first one because she replaced the electric keyboards in “Cruel” with strings and the second song is excellent but it’s not well known and I never thought I would hear it live. When she finished what we thought would be the last song and got up, a lot of people from the audience jumped out of their seats and reached the stage. I was a weird moment, but apparently it’s normal in her concerts. No one returned to their seats and we waited for the first encore that was an original song of the string quartet that made me want to dust off my old Apocalyptica albums.DSC09132 To be honest, there were too many ballads; I didn’t get the winter recurring theme (she played two songs from her Christmas album that has never caught my attention, “River” starts with some notes from “Jingle all the way” and she ended the concert with “Winter”), especially since autumn has just started and I would have preferred more cheery and popular songs. I always say it’s such a shame that I didn’t get to meet her when she was in her “Pele” and “Choirgirl” eras because they were, the most aggressive ones it’s true, but also the ones in which her concerts were more intense, she sang her heart out and you could feel the energy, as if she was going through an exorcism onstage. Since then, even for the stronger songs, she sings in a more restrained manner, more decently, as if she doesn’t want to wake the demons that tormented before. I understand that those are stages you go through and later leave behind, but it’s a part of being a performer to do justice to those songs and go back to the point where they were conceived. The concert was lovely, but I would have given anything to hear “Cornflake girl”, “Father Lucifer” or “Playboy mommy” live. And if she really wanted to lighten the mood “Wednesday” is far much better than “Programmable soda”. Besides, I love “River” and it’s probably the cover that comes the closest to the “Night of hunters” theme, but “Nevermind” is celebrating its twenty year anniversary, as “Little earthquakes” will soon be: wouldn’t it have been better to sing “Smells like teen spirit”? I may sound unhappy with the concert, and yes, I would have changed a lot of things, but I probably know the artist’s career too much and had too high expectations. I’m aware that it would have been very hard to please me, but I’m happy that I went to the concert at all; I would have deeply regretted it not being there. Besides, whenever I want to imagine what a good Tori Amos concert could be, I have the songs to do it. DSC09134

5 comments:

  1. Entiendo el sentimiento perfectamente, y por eso cuando voy a conciertos hago lo posible para ir sin expectativas, prefieriendo que me asombren o sorprendan estando en el sitio con alguna canción que no esperaba, o un cover extraño. Pero, entre todo y todo, puedo ver que sí disfrutó el concierto, y quizás sería bueno ir a otro (en algún futuro no muy lejano) para ver si hay algún cambio en la mecánica.

    Y, pues si quiere algo más pesado, siempre están los conciertos metaleros :P Algún día me la arrastro a uno de esos!

    ReplyDelete
  2. Sí fíjese, yo creo que por allí me voy a terminar orientando, porque es muy bueno que Tori haya superado su etapa de rebeldía pero yo todavía tengo cosas que explorar en ella.

    (Inserte video del chanchito metalero de la película brasileña) :P

    ReplyDelete
  3. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  4. Me encantó leer tu reseña. Me identifiqué mucho con tus opiniones. Hoy escuché Night Of Hunters por primera vez, y lo primero que pensé al sacar el disco de la caja fue en Boys For Pele, creo que hasta parece ser el mismo árbol. Musicalmente también me lo recuerda. He sido fan de Tori desde el primer disco que escuché que fue justo Boys for Pele, hasta hoy es en mi opinión el mejor álbum de todos los tiempos. Creo que es eso lo que me sigue dando esperanza de encontrar en sus nuevos discos un poco de la genialidad que tuvo en los primeros 5-6... También quisiera haber podido verla en vivo en los 90's, llena de pasión y creatividad desbordante. Mientras tanto el próximo viernes voy sola al concierto, que por los videos que he visto del tour, parece que va a estar increíble.

    Gracias por esa versión de Father Lucifer... es muy muy buena :D

    ReplyDelete
  5. Me encanta encontrar otras fans de Tori! Espero que disfrutes mucho del concierto, he estado viendo la lista de canciones de los últimos que ha hecho y ha tocado mejores canciones en otros países que las que tocó en Francia, así que espero que escuches las canciones que te gustan.

    Ahora sólo nos queda esperar porque saque rápido otro disco con toda la banda, tal vez va a ser más movido. ;)

    Muchos saludos!

    ReplyDelete