12 February 2007

my bloody Valentine

(Antes de tiempo para no ser tan cliché)

De alguna forma, somos divorciados veintiañeros. Aquellos que en nuestros primeros años como adultos tuvimos un primer noviazgo tan intenso como tormentoso, con un final prolongado, ambiguo y doloroso. Y que pasamos por el tradicional periodo de depuración en el que no queremos nada serio, o nada en absoluto. Escribimos posts subliminalmente (o ni tanto) vengativos, escuchamos por semanas enteras el mismo disco de Ryan Adams o de Fiona Apple, y nos mantenemos alejados de lugares, películas y personas que se relacionen con la vida ya extinta. Pasado la época del duelo auto impuesto, eventualmente alguien aparece, y no podemos creer nuestra buena suerte. Todo se siente como nuevo: santo, casto y puro. Pero ya hemos pasado antes por esto, y nuestra recién adquirida sabiduría trae nuevos elementos a la ecuación.

Uno es más humilde. Y más agradecido.

Prudente. Paciente.

Ahora entiendes lo difícil que es encontrar algo que merezca tu tiempo, tu compromiso y tu vulnerabilidad.

Regresamos al tema de la inocencia. Por que el verdadero reto es el de seguir siendo optimista a pesar de todo lo malo que uno tuvo que vivir. Conservarse impecable en el aislamiento es demasiado fácil.

1 comment:

  1. "Ahora entiendes lo difícil que es encontrar algo que merezca tu tiempo, tu compromiso y tu vulnerabilidad."

    Uhg... I don't know if I wanna be all vulnerable again!! Too much affliction, too much heartache...

    "Por que el verdadero reto es el de seguir siendo optimista a pesar de todo lo malo que uno tuvo que vivir."

    I'm not sure I can be like that at this moment... pardon my nonsenseness marce; i need some sleep... or a lobotomy.

    ReplyDelete