20 March 2011

Los monólogos de la vagina y el Quai Branly

En el 2006, año de la inauguración del Museo Quai Branly, hereditario de las obras del antiguo Museo del Hombre y plataforma de primera categoría (Jean Nouvel) para exponer el arte no-europeo, hubo una seria controversia que cuestionaba la utilidad y ética del museo mismo. Por un lado estaban sus defensores que argumentaban sus funciones pedagógicas, su enfoque teóricamente respetuoso y la necesidad de aportar un poco de distancia antropológica al sistema museístico parisino, pero las razones que los extractores exponían me parecían muy válidas también. Uno de ellos en particular hizo un ensayo, algo dramático pero muy bueno, que empezaba con el relato de un pueblo africano al que se le intentó imponer vivir en casas de concreto cuando su visión del mundo aboga por quemar la casa y las pertenencias de una persona cuando esta muere, para ejemplificar que nuestra arrogante visión occidental no puede concebir el desarrollo y el bienestar humano fuera de los cánones que nos rigen a nosotros. El autor estaba horrorizado por el hecho que objetos cargados de intención, piezas claves en ritos, en ceremonias, artículos sagrados, fueran sacados de su contexto y expuestos a una masa ignorante de personas cuya única motivación es dejar correr el tiempo persiguiendo distracciones. Nuestra cultura no sólo no cree en Dios, no cree en nada y no sólo nos estamos hundiendo solos sino que estamos arrastrando a cualquier grupo étnico con el que entramos en contacto y al que queremos “desarrollar” para convertir en futuros consumidores de todo lo que aquí se produce.

De alguna forma terminé relacionando todo esto con el sexo. Antes de empezar quiero dejar algo muy claro: yo soy liberal y lo puedo probar. Cuando a los 15 años entré a clases de Dibujo de figura humana, usábamos revistas Perfect 10, con mujeres desnudas que según la revista nunca han sido alteradas quirúrgicamente, y mi profesor estaba extrañado que yo no tuviera ningún problema con eso ya que varias personas se negaban a recibir su curso a causa del material que usaba. Uno de mis grandes orgullos es haber visto las primeras 5 temporadas de Nip/tuck sin parpadear, ni apartar la vista de todas las escenas de sexo y sangre que si empezara a describir harían que algún chistoso denunciara el blog por pornográfico. Yo soy liberal, o por lo menos eso creía antes de venir a Francia.

Tengo meses tratando de recordar cómo eran mis demostraciones públicas de afecto cuando estaba en Honduras y si en alguna medida se asemejan a lo que se observa a diario por aquí. Hay parejas por todos lados y el 90% de ellas ha de pensar que el pudor está sobrevalorado porque veo escenas que merecen la típica sugerencia que busquen un cuarto de hotel. Esos hechos, por muy frecuentes me parecían una manifestación aislada de un fenómeno, al parecer, general. Aquí el sexo no es la gran cosa. Hace unos meses fuimos a una obra de teatro y los actores eran unos muchachos menores que yo y las chavas no sólo usaban unas ropas todas sugestivas, sino que en más de alguna escena se pasaba de la sugerencia a la acción.

El viernes fui a ver la versión de la carrera de Lenguas extranjeras de “Los monólogos de la vagina”, interpretados por chavas de menos de 23 años. Fue interesante y aunque la musicalización estuvo pésima (Katy Perry aniquiló cualquier emotividad de un monólogo que pretendía dar un punto de vista conmovedor y profundo sobre una relación lésbica), me llamó mucho la atención que abrieran el espectáculo con un monólogo sobre las mujeres que fueron usadas por el Gobierno japonés como “mujeres de consuelo” para los soldados, durante la Segunda Guerra Mundial. Creo que en vista de los últimos acontecimientos fue algo muy osado. Pero en fin, los monólogos (que ya había visto por televisión, interpretados por la escritora original) son muy fuertes y explícitos y no pude dejar de sorprenderme que muchachas tan jóvenes los pusieran en escena.

Otra cosa a la que no estoy acostumbrada es que aquí es muy normal vivir con tu novio, aún cuando tenés apenas 20 años. Yo no creo que querría vivir con el mío ahorita que tengo 25, es demasiado compromiso, se siente como algo tan adulto. No quiero correr el riesgo de la mala interpretación: no creo que tenga nada de malo vivir con alguien sin haberse casado, de hecho creo que casarse es algo demasiado serio como para ser una solución al dilema religioso o social de empezar a tener sexo. Y comprometerse para siempre con una sola persona, a ciegas, sin saber qué esperar es algo casi tan optimista como iluso. Pero, ¿con 20 – 21 años? ¿No es muy pronto? Yo creo que si en mi país eso fuera más común yo lo hubiera hecho también, ganas no me faltaban de vivir con mi primer novio, pero me alegro de no haberlo hecho, por la multitud de razones que sea. Siento que aquí todo mundo es tan joven pero lleva vidas psicológicamente mayores, y es la única razón, aparte del cigarro, por la que se me ocurre que aquí nadie refleja su edad, en el mal sentido.

Es cierto, mi país es un nido de prejuicios y de represión pero tal vez en nuestra cultura quedan cosas que todavía son “sagradas”, para utilizar la expresión del autor escandalizado. Claro que para dar imagen de sacralización se miente, se prohíbe, se esconde y se anulan un montón de cosas que no son la gran cosa al final. Tal vez el sexo aquí no es la gran cosa porque el sexo en sí no es la gran cosa. O tal vez las cosas son como la cultura, como el ambiente dice que son. Al final, puede que haya múltiples verdades, antropológicamente hablando, y que aunque lleguen a ser contradictorias puedan coexistir en un mismo planeta. En última instancia, uno decide qué quiere creer.

4 comments:

  1. Sin embargo, eso que contás no deja de hacerme sentir que vivo en un país de ñoños conservadores; pero la peor parte es que, desde el gobierno, te arruinan la vida y la vida de otros en nombre de eso "sagrado", sin saber que lo sagrado y los límites en cuanto a lo moral debería quedar, por lo general, en el plano personal.

    ReplyDelete
  2. Roberto Paredes2:30 PM

    A proposito
    http://espectaculos.eluniversal.com/2011/03/17/vargas-llosa-el-sexo-es-ahora-gimnasia-intrascendente.shtml

    ReplyDelete
  3. Anonymous2:40 PM

    La entrevista completa
    http://peru21.pe/noticia/728842/mvll-sexo-se-ha-vuelto-gimnasia-intrascendente

    ReplyDelete
  4. Interesantísima entrevista!! Muchas gracias!

    ReplyDelete