20 November 2007

La Estética y Kant

La Estética es la rama de la filosofía que tiene por objeto de estudio la esencia y la percepción de la belleza. Algunos la consideran una ciencia que trata sobre la belleza, además de la teoría fundamental y filosófica del arte. El filósofo alemán del siglo XVIII, Immanuel Kant, amplía la definición de estética, considerándola como la teoría de la percepción y de la facultad para tener percepciones. Dedicó su libro “Crítica del juicio” a desarrollar sus postulados estéticos.

En contraposición al dogmatismo, una especie de fundamentalismo intelectual, donde los dogmas son verdades que no pueden ser revisadas o criticadas, y que cuenta a Platón como uno de sus representantes, Kant crea el criticismo, una doctrina que tiene como intención determinar cuáles son los límites del conocimiento. Para conciliar filosóficamente la existencia de leyes universales, como por ejemplo las matemáticas, y el hecho que se puede obtener conocimiento a través de la uso de los sentidos, de forma individual y subjetiva, Kant distingue entre los juicios analíticos y los juicios sintéticos. Los primeros, llamados a priori, son todos aquellos que no dependen de la experiencia, son universales, pero no aumentan el conocimiento, a diferencia de los juicios sintéticos o a posteriori.

En el caso del juicio estético, este se fundamenta en juicios a priori. No pueden depender de un interés que no sea la contemplación del objeto. En contradicción a Platón, lo bello y lo bueno no son una misma cosa. Lo bello no tiene por qué tener un fin determinado, sino únicamente formal. Antes que nada, existen tres tipos de complacencias. La primera es lo agradable: algo que simplemente deleita. La segunda es lo bueno, aquello que tiene un valor objetivo desde un punto de vista desinteresado. Y lo bello, aquello nos place. Este último es lo único a lo que se aplica el juicio estético, y tampoco debe tener interés ni de los sentidos, la razón o la fuerza de aprobación.

Dentro de lo bello, encontramos dos tipos de belleza, la libre, como la que poseen los objetos de la naturaleza; y la adherente, que es propia de los objetos que están bajo el concepto de un fin particular, por ejemplo la belleza que podría tener un edificio. No hay reglas que determinen qué es bello, pero se tiene una idea de lo bello, lo que sería un modelo arquetípico. Este modelo depende del lugar, el tiempo y la cultura de los individuos.

Para definir lo bello, Kant se refiere a cuatro momentos, en los que cada uno tiene un enfoque en particular. Desde el punto de vista de la cualidad, el Gusto es la facultad de juzgar un objeto o modo de representación, sin interés alguno. Desde el punto de vista de la cantidad, Bello es lo que place universalmente sin concepto. Centrándose en la relación, la Belleza es la forma de la finalidad de un objeto, en tanto que es percibida en él sin representación de fin. Y según la modalidad, Bello es lo conocido sin concepto, como objeto de una complacencia necesaria.

Dentro de la experiencia estética, lo Bello sería una contemplación tranquila, pero más allá de ella se encuentra lo Sublime. Este es un sentimiento de displacer que se experimenta ante los objetos de la naturaleza, cuando se contempla algo cuya magnitud supera nuestras capacidades.

Nos hallamos ante un sistema completamente opuesto al Clásico, en el que la belleza es objetiva y está regida por principios matemáticos. Ahora queda a criterio del individuo, que se relaciona con el objeto y lo aprehende intuitivamente. Esta intuición sensible no puede regular la naturaleza de los objetos, sino que los objetos se adecúan a la facultad intuitiva.

20 comments:

  1. En el contexto del criticismo, tu post estuvo... Bello/Adherente... por momentos, sublime.

    Has considerado la posibilidad de escribir en la rama de la educación? Tenés pasta... un simple mortal te está entendiendo :D.

    Un abrazo

    dz

    ReplyDelete
  2. Con el objetivo de reivindicarme te daré un poco de luz en este asunto.
    Mira que lo hago mas que todo para demostrarte que si me tomo en serio lo que escribes.
    Existen en el mundo abstracto del pensamiento humano las denominadas categorías estéticas, estas han sido identificadas como: Lo bello, lo feo, lo cómico, lo sublime, lo grotesco. Y hay otras que se consideran como posibles categorías estéticas:lo misterioso, lo ridículo, y lo interesante.
    Por eso la estética bien entendida abarca mucho más que la búsqueda de lo bello a través de su definición.
    En reliadad la estética tiene mas que ver con nuestras reacciones psicológicas y físicas.
    En cuanto a la creación artística se refiere ya no es vigente esa visión de que el arte debe buscar la belleza, pues el arte también genera emociones desagradables, y por eso hasta el asunto del placer y del deleite está descartado como una búsqueda común en toda la creación artística.
    Lo sublime no es necesariamente algo que vas mas allá de lo bonito, lo sublime tiene que ver con (como bien lo mencionabas) la imponencia, es esa sensación de que estamos frente a algo que comulga con lo transcendental, o algo que signifique transcendencia por sí solo.En la arquitectura de las catedrales góticas eso queda muy claramente representado. Cuando escuchamos a Carmina Burana pensamos que es sublime, los aspectos de orden cultural son incuestionables en este ejemplo. pero mi punto es que lo sublime puede estar emparentado con lo bello, pero no son sustituibles entre sí.
    Vieras que el arte empezó a tener más sentido en mi consciencia desde que dejé de creer en ello. No creo en el arte como objeto de estudio. Todo es un disparate.

    ReplyDelete
  3. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  4. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  5. www.psiquiatria24x7.com/
    bgdisplay.jhtml?itemname=galeria_arte

    ReplyDelete
  6. Anonymous8:32 AM

    No es como hilar demasiado fino tomar términos que con tanta claridad definiste como parte de un idiolenguaje de Kant en tu explicación, y despotricarlos de forma tal que lleguemos a escribir en un solo comentario una tésis nueva de extensión tan universal?

    Siendo vos estudiante de arquitectura, no me imagino que estuvieras hablando del arte en general, sino específicamente sobre funcionalidad y esteticismo en el contexto. Dudo que existan arquitectos que construyan con la misma sencillez con la que un pintor crea su obra. No se pueden aplicar esos juicios.

    Adicionalmente, una catedral gótica o Carmina Burana crean la sensación de 'comulgar con lo trascendental', cierto. Pero... no es en sí su misión? Qué sería de una iglesia gótica si sus gárgolas e imponencia no generaran ese sentimiento de imponencia o vulnerabilidad?

    Las cosas debiran verse en contexto, eso minimizará bastante el disparate (evidentemente, no lo eliminará).

    ReplyDelete
  7. Pero Jaime, lo que estoy tratando de hacer es definir la estética según como lo hizo Kant, que su visión sea o no vigente, no es algo que estoy en capacidad de discutir todavía. Entiendo lo que querés expresar, pero me falta mucho por estudiar, y muchas personas de quien leer para poder pensar en la posibilidad de no creer más en el arte.

    ReplyDelete
  8. lo que te hace falta no es mas estudio sino empezar a observar la realidad con ojos propios.

    ReplyDelete
  9. ¿Qué? ¿Para después volver a las mismas conclusiones que ellos sin haberme dado cuenta por no haberlos estudiado antes? No quiero inventar el agua caliente Jaime.

    ReplyDelete
  10. Anonymous8:34 AM

    está en esos momentos en los que por necesidad psicológica tiene que validarse, aprovechando hasta en comentarios en los que solo se pretende compartir algo, como el tuyo que no busca dictar cátedra. hay que estar fregado para pensar que por un resumen de Kant, renunciás a 'usar tus ojos'. dejalo marce, está en 'esa etapa'...

    ReplyDelete
  11. Haces bien en no querer inventar eso marcela porque seria una causa perdida.

    Ida Forbes inventó el calentador de agua eléctrico en 1917.

    ReplyDelete
  12. No Marcela, en realidad no te quise dar a entender que es mejor dejar de estudiar o de interesarte por la teoría del arte, simplemente recuerda que el mapa no es el territorio, el menú no es la comida. La palabra no es la realidad, es más bien como un poste indicador.
    Mi punto es que vivas más desde la experiencia propia, que sea ese tu referente central. A fin de cuentas vos podrías terminar explicando mejor que nadie (con palabras) esas experiencias.
    Imagínate que alguien te regale un potente hongo alucinógeno y que te pida que expliques lo que sientes durante su efecto, y además que describas por escrito toda tu experiencia. Y ahora imagínate que alguien se tome en serio tus explicaciones y a partir de ellas elabore conclusiones y temas de estudio, pero que esa persona nunca haya experimentado nada de lo que vos describes.
    Imagínate que un ciego de nacimiento te pregunte cómo es el azul, y vos le decís que es un color frío. Entonces este ciego sale al parque con su esposa y le dice a esta: “Volvamos a la casa, el día está muy azul, necesito un abrigo.”
    Esto es algo que ocurre con muchísima frecuencia. La palabra belleza no es la experiencia de ‘eso’, hay una experiencia más allá de la palabra. Dejar de creer en el arte es dejar de creer en la voz de los ‘expertos en arte’.
    El concepto de agua caliente no sustituye la experiencia de un relajante y bien merecido baño.
    Hablamos de teoría del arte pero nunca nadie se ha cuestionado: ¿Es el arte teorizable?
    (¿Quién será ese anónimo tan falto de cariño?).

    ReplyDelete
  13. Ese Jaime usa hongos hasta en casos hipoteticos :)

    Ya todo mundo sabe quién es la anónimo.

    ReplyDelete
  14. No, yo no sé quién es. ¿Quién es?

    ReplyDelete
  15. Es que me lo recordó tu post de Alicia.
    ¿Quién es el anónimo?

    ReplyDelete
  16. Anonymous7:59 AM

    Es verdad, no lo había visto de ese modo, el mundo del arte está lleno de gente subida que dice sentir cosas que en verdad no siente.
    Es mejor sentir que estudiar. Es mejor llenarse de experiencias que de conocimientos.

    ReplyDelete
  17. No es mejor ninguna de las dos, es cuestión de no sólo enfocarse en una área, las personas sólo con sus experiencias se pierden de un montón de cosas que les convendría haber estudiado. Aplicado a la arquitectura ya me han dicho, personas que no se dedican a ella, que no les interesa conocer el método o la filosofía detrás de una construcción, porque sólo quieren verla y "sentir" desde su subjetividad si les gusta o no. Tienen derecho a decidir no saber, pero no comprendo cómo alguien preferiría seguir siendo ignorante: cuando conoces algo tenés nuevas y más profundas dimensiones para sentirlo, si es eso lo que querés.

    ReplyDelete
  18. ya se desviaron del tema

    ReplyDelete
  19. Anonymous8:47 AM

    Marcela quizo, como no es la primer vez que hace en su blog, compartir la filosofía de alguien que tiene algo de peso en su campo --no por teoría sino experiencia--, y, con preguntar "¿Es el arte teorizable?" intentaste contradecirlo.

    Eso es como que alguien diga, 'qué bonito acento tiene fulanito', y que por que no te guste, responder: 'es hablar algo que pueda considerarse bello? es hablar hablar, o mas bién lo es la telepatía?'

    Analizando el comentario de 'j', yo leo claramente alguien que está teorizando. Un par de ejemplos: "Existen en el mundo abstracto del pensamiento humano las denominadas categorías estéticas..." o bien "hay otras que se consideran como posibles categorías estéticas"...

    Pregunto: quién se desvió? quién teoriza? Es fácil que luego de haber comenzado la polémica, salirse diciendo, "yo lo que digo es que no hay que decir nada", o que hay alguien "falto de cariño", o, como luego de desparramar lo que Marcela recogió en su post, con la menos constructiva de las críticas, replicar: "Todo es un disparate". Felicidades: evidentemente hay alguien que si sabe mantenerse en su tema.

    Sugiero escribir una tesis o dos, sobre cómo mantenerse en el tema. Entonces yo comentaré: 'existen realmente los temas centrales?'y me responderán, 'buscá amor'.

    ReplyDelete
  20. Mira anónimo (me recuerdas tanto a una vecina de Bella Oiente). Yo no he querido echar por tierra lo que dijo Marcela, ella es mi amiga y no intento menospreciarla.
    Ahora bien, yo no estoy afirmando que el arte no sea teorizable, estoy proponiendo plantearse esa pregunta simplemente.
    Cuando digo que todo es una disparate me refiero al arte en general, no estoy criticando el post de Marcela.
    Digo que se desivaron del tema porque yo no estoy diciendo que sea malo estudiar, me parece que no me has entendio bien.
    Nada mas te aclaro que si no conoces cual es mi verdadera intención detrás de mis comentarios entonces no te apresures a juzgarme ni a querer lesionar mi amistad con Marce.
    Me he tomado la molestia de contestarte porque no me agrada que intentes hacerme quedar como si yo menospreciara lo que Marcela escribe o en lo que ella se interesa. Es todo lo contrario.
    Y por último, tampoco he dicho que todos deberían dejar de creer en el arte, simplemente que para mí el arte adquirió mayor sentido cuando me defraudó finalmente.
    qué viva Kant!

    ReplyDelete