22 February 2008

Sobre los libros de autoayuda

Este es un oficio solitario, pero esencial, necesario e irremplazable. Es la cura para todas mis ansiedades sociales. Dale Carnegie dice que para hacer amigos es necesario escuchar e interesarse sinceramente por las personas. Asumí que interesarse era hacer preguntas, entrevistar a las personas de manera que pudiera hacerme una idea de su mundo. Stephen Covey seguramente catalogaría a Dale Carnegie como un promotor de la ética de la personalidad y diría que sus remedios son parches que no llegan a la esencia de las personas, entonces quizá funcionen por un tiempo, pero no promueven verdaderos cambios. Pero él también recomienda que para funcionar mejor con otros seres humanos, uno debe antes comprender (escuchar) antes de ser comprendido (ser escuchado). Y NO se debe andar preguntando incesantemente: los demás van a pensar que sos un entrometido. Sólo escuchar, dejarlos desahogarse, depositar en la cuenta bancaria emocional y darles aire psicológico (son términos del libro). No me malinterpreten: el libro está muy bien escrito y tiene muchos puntos completamente válidos que si practicara más seguido eliminarían muchos temas del blog. Y eso de escuchar, es genial, pero yo tengo cosas que decir! Y no es como que la gente anda preguntándome, y yo no lo vería de mala forma, de hecho yo si pensaría que es interés. Toooodo el día me toca estar siendo educada y esperar mi turno para opinar, cuando me toca ya se ha pasado a otro tema. Esta es la conversación perfecta: nadie me interrumpe cuando estoy escribiendo, no hay otras opiniones válidas porque nadie está aquí al lado mío.

Hay días en los que sí agradezco ser tan ermitaña.

3 comments:

  1. ¿Sabés qué es peor que un libro de autoayuda de Dale Carnegie? Un libro de autoayuda CRISTIANO. Y por desgracia tuve que leer varios instada por mis maestros y padres.

    ReplyDelete
  2. Cabe decir que Stephen Covey es cristiano, pero sorprendentemente no resulta irritante. Aunque sé perfectamente de qué tipo de libros hablas ;)

    ReplyDelete
  3. bueno, he aprendido que el ser escuchado no tiene que ser necesariamente antónimo de escuchar. en muchos casos, el altruismo de escuchar a alguien propicia que el agradecimiento de la gente haga que ellos mismos se preocupen por vos, y quieran escucharte o incluso pedir tus consejos (que si te fijas bien, son de alguna forma tu opinión). la lealtad que inspira el que alguien se sienta escuchado es un poder que tiende a subestimarse.

    siendo yo una persona que toma muchos principios bíblicos en cuenta, espero no haber sonado peor que dale, ni stephen, o irritante. ;)

    es lo que hay... :D

    ReplyDelete