05 April 2006

"the big fish eats the little ones" Not my problem, give me some

El evento de esta semana en la facultad ha sido la entrega de Diseño 2. Ya era conocido por todos la subjetividad y volubilidad de los arquitectos que dan la clase, pero no se conocía la extensión de su favoritismo. Hasta hace dos días. En uno de los proyectos más insípidos que se pueda poner, un centro cultural/musical en el casco histórico de Tegucigalpa, la mayoría de los alumnos llevó el montón de planos que pidieron; pintados o no, terminados o no, con o sin maqueta. Pero un alumno, que más vale que sea bueno, llegó media hora tarde a la entrega (Diseño es famosa por que no te reciben planos si llegas tarde), con cinco planos, y una maqueta sin terminar, y sacó 100. Para disimular un poco, le bajaron 30 puntos por que llegó tarde, pero sólo el hecho de que se los hayan revisado es indignante. Todo mundo se aplazó, excepto unos cuatro pelados, la mayoría repitentes.

Ahora todo mundo anda hablando mal del chavo. No se toman la molestia de comentarlo en voz baja cuando él está cerca: prácticamente gritan enfrente de él la injusticia que se cometió. No puedo culparlos. Yo sé lo increíblemente difícil que es complacer a esos arquitectos que son todo, menos buenos maestros; encima, exigen un montón de trabajo y cuando uno cumple con él, las notas no reflejan tu esfuerzo. Es el colmo del cinismo que alguien que seguramente no ha de llevar clases de matemáticas o de física que le distraigan de Diseño, sólo lleve cinco planos cuando te piden un mínimo de veinte, ¡y además llega tarde! Es demasiado descaro. La mayor parte de los que saca buenas notas en esa facultad trabaja muchísimo y es muy responsable. Si bien no es su culpa que los arquitectos sean demasiado indulgentes con él y lo consientan abiertamente, no es justo con el resto de los alumnos.

Vuelvo al eterno dilema de cómo saber si te mereces algo. Es terrible cuando gente tan malintencionada es la que determina cuánto vale tu trabajo.

2 comments:

  1. Mi indignación ya la sabés. Mis comentarios ya los he repetido innumerables veces. Lo dicho, dicho está. Lo hecho, hecho está.

    ReplyDelete
  2. Mi querida dark... el mundo universitario es así. Muchas veces ves la injusticia a tu alrededor porque otros sacan mejor nota que tu... otros que nisiquiera se esforzaron como tú.
    El año pasado me ocurrió en Taller de radio, el profesor nos juntó en parejas y nos encargó hacerle una entrevista al encargado de comunicaciones del SERVIU (Servicio de vivienda y urbanismo), de Talca. A mi me tocó con la alumna más floja de la clase, de hecho, no hizo nada, todo el trabajo, llámese: búsqueda de información, preguntas y redacción de estas, aparte de un pequeño libreto para introducir la entrevista, lo hice yo.
    El profesor lo sabía, pero aún así a ella le puso un 6.0 y a mi un 3.0. A mi, que hice todo el trabajo y a ella que no hizo nada, la mejor nota ¿Porque? Porque el profesor hace mucho tiempo que quiere algo con ella, pero mi compañera nunca lo ha tomado en cuenta.
    Las cosas son simples. Ella misma le dijo que era injusto la nota que me pusieron, pero el no dió su brazo a torcer. Yo hablé con el jefe de la carrera de Periodismo en la Universidad y sólo ahí me puso la nota que me merecía. Yo trabajo el fin de semana en una revista acá en Talca y allá partió el a decir mentiras de mi para que me despidieran, por supuesto no le hicieron caso, aca todo el gremio periodistico se conoce y ya saben de que calaña es él. Para que veas al nivel que llega un hombre despechado en lo profesional. Y ES PROFESOR.
    Bueno, que estés bien.
    Saludos.
    Alma.

    P.D= ¿Como va esa endodoncia?

    ReplyDelete