16 April 2006

el Moisés de la familia ya está entre nosotros

Estaba tan preocupada. Pensé por un instante que ninguno de mis primos era rescatable, o que de seguro yo tenía problemas mentales serios para verlos a todos como un montón de seres vacíos y genéricos, pero he aquí que la vida me ha devuelto la esperanza en mi apellido. Tiene siete años y está en tercer grado. Lo descubrieron un día leyendo un cuento enfrente de su clase cuando estaba en kinder, y como a cualquier fenómeno paranormal, se le hicieron estudios que determinaron que debería de estar en segundo grado, pero por la edad sólo lo adelantaron a primero.
Está completamente obsesionado con la música (de Mtv, pero es un comienzo, y no es tan mala señal, pues hasta yo empecé por allí), lee como loco, recuerda todo lo que se le dice y es más inquieto que una convención de huracanes a partir de mayo.
Le digo a mi madre que sería perfecto si fuera niña, pero si fuera niña se la hubiera robado a mis tíos, así que mejor así.

1 comment:

  1. Pues, ¿qué puedo decir? Simplemente agradezco que no sea niña: no sé qué sería del pobre estando bajo tu cuidado. Pero cierto, es realmente algo por lo que se debe de enorgullecer o sentirse bastante bien. El niño grita Marcela a los cuatro vientos.

    ReplyDelete